Los gatitos tienen una energía inagotable y su curiosidad los lleva a jugar durante horas con cualquier cosa que les llame la atención. Esta pelota de plástico dispensadora de golosinas es un juguete fabuloso, pues mantendrá a tu pequeño ocupado y lejos de objetos que pueden ser más 
peligrosos.

La pelota tiene un laberinto interno y una puertita por donde salen los bocadillos a medida que el gatito la mueve de un lado al otro, la gira, la pisa y la levanta en el aire con sus cuatro patas. 
Este juguete es especial para gatos que tienen que quedarse solos en la casa o para gatitos que conviven con un "hermano" más grande que no tiene ganas de moverse tanto como ellos. 
Resulta genial para obligar a un gato goloso a hacer algo de ejercicio para conseguir su ración y gastar algunas
 calorías en el intento.

 

CATIT TREAT BALL DISPENSADORA DE ALIMENTO PARA GATOS

$1.499

¡10% OFF comprando 1 o más!

Válido para este producto y todos los de la categoría: GATOS -> COMEDERO - BEBEDERO, GATOS -> CORREAS, GATOS -> RASCADORES, GATOS -> PIEDRAS SANITARIAS, GATOS -> JUEGOS INTERACTIVOS, GATOS -> MOISES, GATOS -> TRANSPORTE.
Podés combinar esta promoción con otros productos de la misma categoría.

CATIT TREAT BALL DISPENSADORA DE ALIMENTO PARA GATOS $1.499
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • LOCAL Cuenca 2384 - CABA - Villa del Parque Atención de Lunes a Viernes de 10-14 y 15-18hs. Sábados 10 a 14hs.

    Gratis

Los gatitos tienen una energía inagotable y su curiosidad los lleva a jugar durante horas con cualquier cosa que les llame la atención. Esta pelota de plástico dispensadora de golosinas es un juguete fabuloso, pues mantendrá a tu pequeño ocupado y lejos de objetos que pueden ser más 
peligrosos.

La pelota tiene un laberinto interno y una puertita por donde salen los bocadillos a medida que el gatito la mueve de un lado al otro, la gira, la pisa y la levanta en el aire con sus cuatro patas. 
Este juguete es especial para gatos que tienen que quedarse solos en la casa o para gatitos que conviven con un "hermano" más grande que no tiene ganas de moverse tanto como ellos. 
Resulta genial para obligar a un gato goloso a hacer algo de ejercicio para conseguir su ración y gastar algunas
 calorías en el intento.